4 pasos para encontrar tu pasión en la vida

Una cosa en la que creo muchísimo es “sigue tus sueños“. Creo que lo más padre del mundo es encontrar nuestra pasión y seguirla. Después de todo, hay un dicho muy popular que dice “Si trabajas en lo que te gusta no tendrás que trabajar ni un sólo día”. Aunque no estoy del todo segura en esto último, sí creo que la vida se disfruta mucho más si conoces tu pasión y la persigues. Pero ¿Qué pasa si aún no has encontrado esa pasión? ¡No te preocupes! Te voy a dar algunos consejos para que puedas identificar qué es lo que te mueve a ti.

Encontrar tu pasión
4 pasos para encontrar tu pasión en la vida

Tu pasión

Saber cuál es nuestra pasión en la vida no es tan sencillo para todos. Claro, existen casos de niños que desde pequeños se dan cuenta que lo suyo lo suyo es la música, el baile, las ciencias, etc. Pero también existimos las personas que no nos damos cuenta tan fácil de qué es lo que más nos gusta. En mi caso, siempre me gustaron cosas súper diferentes y nunca me quedaba en una sola actividad. Cuando llegó el momento de elegir una carrera universitaria, no sabía ni a cuál irle, porque pensaba que me gustaban muchas cosas diferentes. Lo que no sabía era que muchas de esas cosas se podrían relacionar; osea que ya había encontrado mi pasión, sólo que no me había dado cuenta todavía.

1. Persigue tus intereses

El primer consejo que te puedo dar es que persigas tus intereses, es decir, si notas que te interesa algo: ve tras esa cosa. Por ejemplo, si un día sientes cierta inclinación hacia la jardinería, no dejes ir este descubrimiento. Inscríbete a una clase, investiga sobre el tema, cómprate algunas plantas, etc. No tienes que deshacerte de todas tus otras actividades, salirte de la universidad, renunciar a tu trabajo y volcar toda tu atención a este nuevo hobbie; pero sí trata de adentrarte un poco en este nuevo interés. Sólo a través de la experiencia podrás darte cuenta de si realmente has encontrado tu pasión o si tienes que seguir buscando.

2. Confía en tu intuición

Déjate llevar por lo que sientas que está bien para ti, qué actividades te hacen feliz, cuáles son las cosas que disfrutas hacer. Y también fíjate en cuáles son las cosas que no te gustan, es igual de importante descubrir aquellas cosas que no te hacen feliz y que prefieres no hacer en tu vida. Hablando de la frase del principio (“Si trabajas en lo que te gusta no tendrás que trabajar ni un sólo día”), lo que yo creo es que el trabajo se siente como trabajo, osea que aunque estés completamente seguro de tu pasión y de lo que te mueve en la vida, habrá cosas que inevitablemente tendrás que hacer para cumplir tus metas que no serán tan divertidas como para sentir que no estás trabajando. Pero lo importante para mi es la meta, el objetivo al que quieres llegar; piensa en esto, si el resultado te motiva para trabajar más duro y echarle muchas ganas, entonces eso es lo que va a darle sentido a todo.

3. Aprovecha tus habilidades

Absolutamente todos nosotros somos buenos para algo. ¿En qué eres bueno tú? ¿Cuáles son las cosas que te salen de forma natural? Tal vez tienes una habilidad para el arte, para los números, para comunicarte con otras personas, etc. Aprovecha en lo que eres bueno y úsalo a tu favor, ya que aunque no lo creas muchas personas desearían tener esa misma habilidad que tú ya traes en el chip. Y si eres de las personas que piensa que no eres bueno en absolutamente nada, pregúntale a los que te conocen. Dile a tu mamá/tía/hermano/mejor amiga que te diga qué cualidad admiran en ti, qué cosa te sale bien naturalmente. Vas a ver que al final sí vas a tener una lista de varias cualidades que otros han detectado de ti que puedes usar a tu favor.

4. Constancia y paciencia

Esto de saber cuál es tu pasión en la vida no ocurre de la noche a la mañana. Si así fuera no habría tanta gente haciendo algo que no disfrutan. Así que para que tú sí encuentres eso que te gusta y que eres bueno haciendo, tendrás que experimentar y tener constancia. Cuando algo te interese, tendrás que dedicarle de tu tiempo para saber exactamente qué es lo que te gusta de eso que te interesa y a dónde quieres llevar ese interés para convertirlo en parte de tu vida. Mi recomendación es que no le des tantas vueltas, si te gusta algo y te interesa, hazlo. Ya una vez que empieces podrás ir modificando y adaptando lo que te gusta; el primer paso siempre es el más difícil pero una vez que lo haces todo se va acomodando solito.

Recuerda, la única cosa que se interpone entre tú y tus sueños es el miedo a intentarlo. 😉

Author: Sonia Alicia

Fan de todas las cosas padres del internet. Mi pasión es compartir lo que sé sobre Youtube, blogs y redes sociales con bloggers, youtubers y emprendedores. Suscríbete para unirte a nuestra increíble comunidad.

Deja un comentario